Hay que saber escuchar

Categorías Cuentos
Hay que saber escuchar

Me intriga la idea que reza “Hay que saber escuchar”. Vienen imágenes con cierta neblina y con los bordes sombreados de dos personas sentadas en sillas de madera una enfrente de la otra sin decir nada. Al día siguiente quedan de nuevo en el mismo sitio y siguen sin establecer comunicación. No pueden decir nada. Así dictamina la norma, “Hay que saber escuchar”  y esas dos personas ansían saber, y escuchan como nunca lo habían hecho. Otro día más que toca escuchar y el silencio los invade, se miran muy fijamente esperando que se disparen las palabras, el conocimiento, las experiencias. No, sigue el silencio sepulcral y los bordes sombreados que les da a la escena un tono onírico, ficticio, aún siendo realidad. Ancianos ya, quedan un último día para verse, es lo único que les queda. Querrían contarse las imperfecciones y bellezas que esconden sus rostros, pero escuchar es lo verdaderamente importante. Y mueren en silencio.