Neomachismo

Categorías Cuentos
Neomachismo

MUJER

Echó un poco de aceite a la ensalada compuesta por varios trozos de tomate, lechuga y maíz. Le había entrado hambre nocturna y andaba desnuda por la casa después de hacer el amor con… ¿Cómo se llamaba?… ¡Bah! ¡Qué más da! Hacía calor y la ensalada iba a refrescar su cuerpo. Aún tenía que terminar de ordenar su mente y no precisamente con respecto al hombre que tenía en la habitación. Era sobre su trabajo. Había que echar a la calle a tres personas. Dos las tenía claras, pero, ¿la tercera? Tenía sus reservas.

<<Que la divina suerte decida. Tú, trozo de tomate vas a ser J…, y tú, maíz vas a ser A… Pito pito, gorgorito… a quién le toca…. Irse a la calle… un, dos, tres…. ¡Tú! Pues ya está decidido.>>

Terminó la ensalada, se lavó los dientes y volvió a la cama. Allí seguía… Bueno, allí seguía y punto. Por lo menos la cama la tenía caliente. Algo es algo.

<<Espero que se vaya pronto.>>

HOMBRE

Dio un largo trago al vaso de agua hasta apurarlo. Le había entrado sed nocturna y andaba con unos calzoncillos por la casa después de hacer el amor con… ¿Cómo se llamaba?… ¡Bah! ¡Qué más da! Hacía calor y había quedado deshidratado. Aún tenía que terminar de ordenar su mente y no precisamente con respecto a la mujer que tenía en la habitación. Era sobre su trabajo. Había que echar a la calle a tres personas. Lo tenía bastante claro. Su trabajo era lo primero.

<<Que se jodan. O comes o te comen.>>

Fregó por encima el vaso que había gastado y volvió a la cama. Allí seguía… Bueno, allí seguía y punto. Por lo menos la cama la tenía caliente. Algo es algo.

<<Espero que se vaya pronto.>>