El hombre sin cabeza

Categorías Cuentos
Realismo mágico

Hoy me he tropezado con un hombre sin cabeza. Corría por la acera dejándolo todo manchado de sangre sin importarle nada. Era un nihilista. Me he indignado mucho. ¿Por qué esa falta de respeto cívico? ¿Era necesario salir a correr? ¿No hubiera sido mejor quedarse en casa? ¿Ahora quién limpiará todo eso?

Hago una propuesta firme. Pido… No no, mejor. Exijo que se prohiba correr sin cabeza; que se incluya en la constitución; en la moral universal; que se enseñe en todas las aulas; coloquen cartelería por todas las ciudades; que diseñen una señal que sea una persona corriendo sin cabeza y luego la tachen para que quede bien claro que está prohibido.

Qué falta de ética.