Hay que saber escuchar

Me intriga la idea que reza “Hay que saber escuchar”. Vienen imágenes con cierta neblina y con los bordes sombreados de dos personas sentadas en sillas de madera una enfrente de la otra sin decir nada. Al día siguiente quedan de nuevo en el mismo sitio y siguen sin establecer comunicación. No pueden decir nada. Así dictamina la norma, “Hay que saber escuchar”  y esas dos personas ansían saber, y escuchan como nunca lo habían hecho. Otro día más que toca escuchar y el silencio…Continue Reading “Hay que saber escuchar”

“Espantado con la abrumadora cantidad de información de mierda.”

¡Pato ardiente!

– ¡Qué arda! – Gritó el lobo a su horda de pingüinos. El pato estaba atado a una estaca. La estaca tenía dos letras en la parte superior. La Z y la J. En realidad no tenían mucho sentido. Lo escribió uno de los pingüinos en un arrebato de liderazgo y el lobo supo valorar su acción. – ¡Pato ardiente! – Gritaron al unísono todos lo pingüinos. Lo habían ensayado. El lobo se acercó al pato lo suficiente como para sentir su aliento. Esperaba notar…Continue Reading “¡Pato ardiente!”

“No todo es política, inútiles arrogantes.”

El vate de baseball, la cuchara y otras cosas que meterse por el culo

Andaba lejos de la realidad cuando apareció la bella mujer. Estaba tan cerca del cielo. Sí, podía oler las nubes, saborear su textura. Pero caí en picado. La hostia de realidad me aplastó la cara contra el suelo. La bella mujer no tuvo piedad. No voy a decir su nombre. Tampoco quiero entrar en el debate sobre la postmodernidad y el machismo, pero sí, ella mandaba. No de malas formas. Solamente con su sexualidad. Su forma de mirarme. Dominación simulada. Un día, que precisamente no…Continue Reading “El vate de baseball, la cuchara y otras cosas que meterse por el culo”

Qué decir

Dices que no. Dices que está frío. O seco. Dices que digo. Digo que soy. Seco no estoy. Mi lefa, tu regla. ¿Regla?, ¿qué regla? Digo que voy. No apuntes, dispara. Será mejor, menos dolor.

“Esperó tres días y tres noches y por fin, pudo cagar.”

¿Qué sabré yo?

¿Qué sabré yo? Soy un puente, una llanura, un mechero, cualquier cosa. Aún así creo conveniente dar mi opinión. Tranquilos que el día que no tenga nada de decir, el aire que salga de mis pulmones solo servirá para continuar viviendo. Sumamos otro día que veo sangre (roja) en la pantalla. Cada día se promulga más. No importa de que índole animal sea, el color es el mismo. Ese rojo brillante, con matices oscuros, impacta, atrae los sentidos, dilata las pupilas, el morbo se dispara…Continue Reading “¿Qué sabré yo?”

“La mujer actual trabaja. La mujer actual, es trabajadora. La mujer es actual.”